Propiedades y beneficios de la zanahoria

La zanahoria es un vegetal con cualidades beneficiosas tanto para la salud como para la estética. Se utiliza desde hace muchos años como medicina y también como bálsamo de belleza. Vamos a ver algunas de las propiedades más interesantes de este vegetal y los beneficios que aporta al organismo comerlo con frecuencia.

Ayuda a los convalecientes

Los pacientes que han sido operados o tienen alguna enfermedad deben consumir zanahorias. Esta hortaliza tiene propiedades mineralizantes y vitaminizantes. Es perfecta para mejorar la salud de personas extremadamente cansadas y, además, relaja los nervios y la ansiedad.

Estimula el apetito

Otra razón por la que la zanahoria es ideal para los enfermos, tiene la capacidad de mejorar el apetito. De hecho, se ha comprobado que es beneficiosa incluso en tratamientos para la depresión cuando hay una pérdida de las ganas de comer.

Zanahorias

Es digestiva y diurética

La zanahoria reduce las posibilidades de padecer estreñimiento ocasional por cambios de estación o de hábitos, por ejemplo durante las vacaciones. Ayuda también a tratar los cólicos abdominales y los dolores estomacales. Es, a su vez, un vegetal diurético y está recomendado para las personas con problemas renales o de vejiga.

Ayuda a regular el ciclo menstrual

Los estudios han confirmado que cuando las mujeres consumen zanahorias se reducen las irregularidades en el ciclo menstrual. También se aconseja para aquellas que sufren cólicos o dolores fuertes justo antes o después de la menstruación. Esto se debe a sus propiedades emenagogas, que mejoran el flujo sanguíneo en la zona pélvica.

Activa el proceso de bronceado

Seguramente hayas visto en las tiendas que algunas cremas bronceadoras tienen extracto de zanahorias. Esta hortaliza aporta una buena cantidad de provitamina A, que ayuda a broncear la piel de manera equilibrada y a reducir la probabilidad de quemaduras. Esta es la razón de que muchas personas opten por comer más zanahorias durante el verano.

Jóvenes tomando el sol

Alivia los problemas respiratorios

En el caso de padecer tos o catarro la zanahoria te puede ayudar, sobre todo si los jarabes o medicamentos no han dado buenos resultados. Si tienes muchas molestias, puedes probar con esta receta:

Ingredientes:

  • 2 zanahorias
  • El zumo de 1 limón
  • 1 cucharada de miel

Preparación:

  • Pela las zanahorias, córtalas en cubos y cuécelas en agua.
  • Exprime el zumo de limón y mézclalo con la miel.
  • Machaca las zanahorias cuando estén bien tiernas y añade la mezcla del limón y la miel.

Ya tienes listo el remedio que te ayudará a aliviar las molestias en la garganta.

Reduce la anemia

Las personas que tienen niveles bajos de hierro pueden consumir zanahorias para mejorar esta situación. También se recomienda para aquellos que llevan una mala alimentación. Se puede ingerir cruda o cocida para aprovechar sus bondades.

Además, es buena para las encías y los dientes, ya que personas con problemas nutricionales pueden perder piezas dentales.

Combate el estreñimiento

Si tienes este problema no dudes en consumir zanahorias ralladas crudas o bien cocidas y en puré. Gracias al contenido en fibra mejoran la calidad y la cantidad de las heces.

A su vez, tienen la capacidad de calmar las molestias gástricas y el exceso de acidez gracias a las sales minerales, sodio, potasio y vitamina B. Su consumo se aconseja también a personas que padecen gastritis.

Mujer con dolores abdominales

El consumo habitual de zanahorias ayuda a disminuir:

  • Intoxicaciones por alimentos
  • Lombrices intestinales
  • Cáncer de colon
  • Diverticulosis
  • Diarrea

Fortalece el cabello y las uñas

Esta hortaliza es rica en betacaroteno o provitamina A, un perfecto reparador de las células dañadas por el paso del tiempo, la contaminación ambiental e incluso los malos hábitos. De esta manera, las zanahorias revitalizan las uñas y el cabello y permiten que crezcan más rápido y con más fuerza. Además, aumentan la producción de sebo protector del cuero cabelludo.

Disminuye el colesterol

Comer zanahorias reduce los niveles de triglicéridos y ayuda a prevenir la arterosclerosis. Es así porque depura la sangre.

14440660_1765589967033756_742231246889086345_n